La ansiedad es uno de los problemas de nuestra era  que requiere un tratamiento apropiado para que quien la padece pueda superar sus a veces muy duros síntomas. Pero si podemos conseguir que la solución venga de la mano de terapias alternativas a los medicamentos, mucho mejor. Una de las mejores opciones en este sentido es la aromaterapia.

aromasterapias-2

Los aceites esenciales de las plantas han sido usados desde la antigüedad para proporcionarnos una sensación de bienestar. En los últimos tiempos se ha demostrado que pueden ser igual de eficaces para tratar a quienes sufren de estrés y ansiedad. Su funcionamiento es sencillo: envían impulsos a la zona del cerebro que controla la memoria y las emociones produciendo efectos tanto calmantes como tónicos.

Los aceites más usados para controlar la ansiedad son los de lavanda, bergamota, geranio, jazmín, melisa, sándalo, rosa… Especialmente interesante resulta el de lavanda, cuyas propiedades terapéuticas son muy numerosas y que se usa tanto como antiséptico como sedante. Además, permite que se le combine con otros para completar sus efectos. Una de sus aplicaciones más recomendables en caso de ansiedad es los baños de inmersión, de gran acción relajante.

Otro de los aceites esenciales que tiene importantes usos para ayudar a los desórdenes emocionales es el de jazmín. Es un excelente sedante nervioso que ayuda a calmar los estados de ansiedad de los pacientes, a la vez que les ayuda  a recobrar la confianza en uno mismo y a autovalorarse. Además, tiene un importante efecto afrodisíaco en casos de impotencia o de frigidez revitalizando los órganos sexuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *