La artrosis es una enfermedad que puede ser tratada desde distintos enfoques medicinales. Se trata de una degeneración de la columna vertebral que puede afectar a la mayor parte de las vértebras y generar intenso malestar. Los dolores que se presentan en los casos de artrosis, por otra parte, pueden aparecer no solo en la columna vertebral sino también en las rodillas y las articulaciones de distintas partes del cuerpo.

Artrosis-y-quiropraxia

El desarrollo de la artrosis como enfermedad puede tener lugar en un período bastante que suele estar ubicado entre los 10 y los 12 años. Los problemas en la columna vertebral suscitados por la artrosis, por lo demás, pueden ser el sub-producto de una compresión excesiva sobre toda la columna vertebral, estar originados en desviaciones de columna (como la escoliosis), y también pueden aparecer por esfuerzos excesivos o repetitivos sobre distintas partes del cuerpo.

Los síntomas principales de la artrosis son la rigidez, el entumecimiento, la limitación de movimiento, los dolores articulares y la incipiente osteoporosis. El tratamiento de la artrosis con quiropraxia puede ser muy efectivo a la hora de detener el avance de esta condición. En algunos casos el tratamiento de quiropraxia, dirigido especialmente sobre la columna vertebral, no resulta suficiente para curar esta afección. En la gran mayoría de los casos, sin embargo, se puede comprobar una disminución de la velocidad con la que avanza esta condición.

Los tratamientos de la artrosis a base de quiropraxia, de todas maneras, pueden no resultar totalmente suficientes en casos muy severos. Muchas veces lo más indicado es complementar la quiropraxia con la aplicación de masajes. De esta manera no solo se consigue aliviar el malestar y los dolores producidos por la artrosis sino también una mejoría mucho más significativa que la que se podría conseguir con uno solo de los métodos mencionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *