El asma es una enfermedad crónica que si es controlada medicamente se puede tener una vida normal. Las crisis asmáticas por cuestiones climáticas se incrementan durante el otoño o invierno. Pero en el verano también suele haber hospitalizaciones y consultas por asma por abandonar el tratamiento médico.

asmatico

Estar de vacaciones y en época de verano no debe ser una excusa para no continuar con el tratamiento para el asma ya que si esto ocurre se pueden presentar síntomas y hasta crisis también en esta época del año.

Es un grave error abandonar la medicación para el asma durante las vacaciones de verano. Muchas personas como no sienten síntomas durante el verano se relajan y no usan la medicación pero como consecuencia luego si se desarrollan síntomas.

 

Los síntomas que aparecen en el verano por no seguir con tratamiento asma son:

-disnea o problemas para respirar

-tos

-sibilancias

-sensación de opresión en el pecho

 

Algunos factores que desencadena asma en el verano son:

-exposición a lugares más húmedos como en las zonas de veraneo

-incremento del ozono

-mayor sensibilidad a algunos alérgenos por la mayor temperatura

-cambios bruscos de temperaturas que se tienen durante el verano

-aumento de la concentración de polen

Los factores de riesgo de la lista solo actúan si la persona no siguió con su tratamiento, sino no son capaces de alterar la salud del asmático por si solos durante el verano.

 

Algunos consejos para tener controlado el asma en verano son:

-Seguir con la medicación en tiempo y dosis durante las vacaciones de verano

-evitar cambios bruscos de temperaturas en especial al estar en lugares muy refrigerados con aire acondicionado y salir luego a lugares de pleno sol

-evitar en zonas donde haya alta proliferación de polen o ácaros que favorecen las crisis asmáticas

-llevar en las vacaciones el broncodilatador si se lo suele usar para tenerlo en caso de necesitarlo

El asma puede jugarle una mal pasada a los pacientes con esta enfermedad por lo que deben seguir cuidándose durante el verano también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *