Si consideras que sufres la mayoría de estos síntomas puede que formes parte del pequeño porcentaje de personas que sufren astenia primaveral, una dolencia pasajera que no suele necesitar medicación.

astenia primaveral

Cansancio inmediato nada más levantarse o tras el desayuno. A veces se tiene la sensación de estar a punto de caer enfermo. Los alimentos no proporcionan energía suficiente aunque haya sensación de saciedad.

Poco aguante. Los problemas diarios, los pequeños inconvenientes, nos alteran más que de costumbre. Es como si fuesen la gota que desborda el vaso. Cualquier contratiempo nos saca de nuestras casillas. Nos encontramos discutiendo sin pensar o dando una mala contestación sin causa aparente.

Dolor de cabeza. Si eres propenso a sufrirlo, es posible que en este período aumente de forma considerable. Pueden ser dolores intermitentes a lo largo del día, o bien durar varios días seguidos.

Sin vida sexual. El deseo sexual cae en picado. El ánimo decaído influye directamente en la libido. Cuando se está cansado o triste, la sexualidad toma un papel secundario.

Abandono del ejercicio. Si sueles hacer deporte, es posible que en estos momentos se te haga cuesta arriba. Generalmente lo posponemos, dejándolo para el día siguiente, y al final el ritmo se reduce a la mínima expresión o se abandona la práctica.

Tener paciencia y llevar unos hábitos de vida saludables, son las mejores ayudas para superar este trance.

Regla de oro: no saltarse el desayuno

Recuerda que un buen desayuno es fundamental para obtener la energía que iremos utilizando a lo largo del día. Mejor si sus componentes son hidratos de carbono de absorción lenta.

2 comentarios

  1. Manuel

    29 abril, 2014 a 20:44

    Gracias por estos,consejos,tan buenos

  2. vicente

    30 abril, 2014 a 14:43

    Merçi bien mon cheri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *