Sería inconcebible un mundo sin Internet hoy en día, y sin embargo, no todos son ventajas. De acuerdo a las palabras de Pedro Gil Corbacho, especialista de la Asociación de Psicoanalítica de Madrid, la adicción patológica a la red mundial ha aumentado significativamente en los últimos años por parte de los adolescentes españoles.

Uno de los problemas más típicos a que puede llevar este uso excesivo de las redes es “la ocultación de problemas ya existentes”, dado que en ocasiones se crean identidades imaginarias que cubren las carencias que se padecen en la vida real.

No obstante, la mayor preocupación de los expertos es que Internet se convierte en estos casos en un “arma silenciosa” dado que ofrece total anonimato y mucha (o total) intimidad para el adolescente enganchado a ello.

Así lo advierte Corbacho cuando expresa que “más que el número de horas pegados a la pantalla, lo que preocupa es que se sustituyan actividades de la vida real por otras de virtuales”.

La adicción a Internet se incluye (según la OMS) en las llamadas “adicciones sin sustancia”, que afectan a un 25 por ciento de los usuarios de la red global. En el país español, se calcula que entre un 10% y un 15% de la población sufre de esta adicción virtual, siendo los jóvenes uno de los colectivos más afectados.

Pero, ¿cuáles son los síntomas? Algunos de los más habituales son cambios como un bajón importante en el rendimiento escolar, un menor contacto con familiares y/o un abandono de actividades propias de la edad (como practicar deporte o salir con amigos).

Corbacho concluye aconsejando a los padres “que se interesen por sus hijos adolescentes” y controlen el uso que realizan de los sistemas informáticos con conexión a Internet, “y no sólo en el número de horas que pasan delante de la pantalla, sino también en los posibles cambios originados por su utilización”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *