“En estas Navidades, turrón de chocolate, en estas navidades, turrón de Suchard…” Así reza uno de los tantos anuncios de alimentos calóricos y ricos en azúcares que se consumen más durante estas fiestas.

diabetes

Pese a que un bombón o un trocito de turrón no suelen hacer daño a nadie, en estos días tan señalados aumentan significativamente los ingresos hospitalarios de pacientes con diabetes, de acuerdo a las palabras de Pedro de Pablos, profesor de medicina y jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Juan Negrín (Canarias).

De acuerdo al especialista canario, la alta ingesta de alimentos azucarados conduce a una descompensación en los niveles de glucemia del cuerpo humano, cosa que puede resultar peligrosa en sujetos diabéticos y que por eso requiere su ingreso en el hospital.

De Pablos avisa de antemano que, “esto no significa que se deba seguir una dieta estricta por Navidad, pero sí controlarnos en la mesa”. Por ejemplo, si tomamos un plato ligero, en el postre nos podemos exceder un poco más, y, de forma inversa, si el primero o el segundo han resultado muy pesados, suprimiremos el postre u optaremos por uno de muy ligero, como melón o papaya.

El experto también advierte que los hidratos de carbono son los nutrientes que más debemos vigilar antes de probar el menú, dado que por su composición son los que el cuerpo convierte en azúcares una vez ingeridos.

No obstante, existe una amplia variedad de alimentos que no pondrán en peligro a la persona diabética. Verduras, marisco, pescado al horno, pavo o cordero asado son una muestra de comidas que no se deben temer si se encuentran en el menú.

Y no, para los diabéticos que se tomaron las doce uvas de fin de año, el especialista señala que no hay ningún problema, puesto que no se superan los 75 gramos que se aconseja no sobrepasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *