En la actualidad es sabido de la posibilidades terapéuticas de la oreja, y hasta quienes se negaban a reconocerlo han tenido que aceptar los hechos ante la evidencia.

Mediante la auriculoterapia, pueden llegar a curarse múltiples afecciones y padecimientos, algunas definitivas y otras que si bien no logran la cura permiten una mejora en el estado de quien la padece.

auriculoterapia

A través de la oreja pueden hacerse diagnósticos, ya que este órgano del cuerpo humano es un reflejo de doble vía, pudiendo no sólo realizarse un diagnóstico convencional sino también un diagnóstico etiológico y de las causas de modo completo.

En el Auriculodiagnóstico se trata de estimular algunos puntos determinados para lograr hallar el que sea el punto común de las diversas patologías que se sufre. Es muy común que una persona se encuentre aquejada por fuertes dolores de cabeza, en los huesos, espasmos intestinales, etc. El dar con el punto exacto puede hacer que en vez de tratar con los diferentes médicos especialistas (neurólogo, traumatólogo, gastroenterólogo) se llegue a esclarecer la clave o causal principal del padecimiento del paciente.

Así, el terapeuta examinará la oreja en varios puntos patológicos, no considerando la el historial médico porque no es esta su especialidad. De esta forma, tratará de encontrar los puntos más precisos que puedan dilucidar el problema y brindar las explicaciones del caso. Puede establecerse un punto en el cuello para determinar un problema en las cervicales.

Si bien hay muchos que reniegan de la auriculoterapia, hace más de dos mil años, en Oriente, se utilizaban procedimientos en los pabellones auditivos para los dolores del nervio ciáticos. Su uso fue tenido en cuenta hasta que a fines del siglo XIX fue dejado de lado. Posteriormente se retomó en el siglo siguiente en el cual se descubrió la clave de la Auriculoterapia a partir de una cartografía con los puntos que se fueron descubriendo y mejorando mediante investigaciones posteriores.

En la actualidad hay múltiples variantes para detectar y estimular las zonas y puntos auriculares, la mayoría de ellas tienen gran efectividad.

1 comentario

  1. guillermo cabrera canseco

    8 Julio, 2013 a 18:12

    tengo neuralgia del trigemino,(dolor del suicidio) y se ha controlado por medio de acupuntura y auriculoterapia y estoy convencido que es la mejor medicina sin nececidad de intoxicarse con medicamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *