La aversión a un alimento es lo opuesto a los antojos o sea es una sensación de intolerancia o no querer comer ciertos alimentos o soportar algunos olores que antes te agradaban. Frecuentemente las mujeres embarazadas pueden tener aversiones debido a los cambios en el cuerpo, las hormonas y en los sentidos como el gusto y el olfato.

aversionesembarazo

Las aversiones más frecuentes son:

-carne

-huevos

-cebolla

-ajo

-café

-lácteos

-ciertas comidas y condimentos

 

La mayoría de las mujeres pueden tener 1 o 2 alimentos a los que les tienen una aversión durante el embarazo, no más. Por lo que no debería alterar demasiado la alimentación durante este periodo de su vida.

Es importante que la mujer embarazada que siente alguna aversión sustituya ese alimento para evitar deficiencias nutricionales.

Si no puede comer carne, debe consumir huevos y proteínas vegetales, si no consume leche debe ingerir vegetales o queso que también contienen calcio.

Es aconsejable que las madres con aversiones no se expongan a sabores y olores muy fuertes porque puede generarles nauseas o malestares aunque no los consuman.

Las aversiones no producen ningún daño al bebe.

En general las aversiones surgen en las primeras semanas del embarazo aunque algunas mujeres las sufren más tiempo. Generalmente luego del parto se superan y vuelven a disfrutar de esos alimentos nuevamente.

Las aversiones no deben preocupar a la futura madre solo debe asegurarse de seguir una dieta sana y equilibrada que incluya a todos los grupos de alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *