Los resultados de SHIFT, el mayor estudio de morbi-mortalidad realizado con fármacos para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, revela por primera vez el vínculo directo entre reducción de la frecuencia cardiaca y calidad de vida en pacientes con insuficiencia cardiaca. Los nuevos datos con Corlentor (ivabradina) son clínicamente relevantes en el sentido de que la calidad de vida está muy afectada en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica y su reducción está asociada a peores resultados clínicos de la enfermedad.

corlentor

El Profesor Karl Swedberg, co-director del estudio, reclutó a 1.944 pacientes con insuficiencia cardiaca crónica de 24 países que fueron aleatorizados para recibir bien Corlentor bien placebo, además del tratamiento estándar para la insuficiencia cardiaca. La calidad de vida relacionada con la salud fue evaluada por el Cuestionario de Cardiomiopatía de Kansas City (KCCQ), una herramienta de medida de estatus funcional y calidad de vida validada y diseñada específica para la enfermedad.

En un año, el estudio mostró que el riesgo de un evento cardiovascular aumentó con los pacientes con puntuaciones más bajas del KCCQ. La reducción en la frecuencia cardiaca  se asoció con casi el doble de mejora en calidad de vida comparada con el grupo control.

En la práctica, los pacientes que recibieron Corlentor pudieron participar en un mayor número de actividades cotidianas, cambiando así de manera considerable su vida diaria. Además, estos nuevos resultados confirman que la reducción de la frecuencia cardiaca con Corlentor, a diferencia de los betabloqueantes, mejora tanto la supervivencia como la calidad de vida en los pacientes con insuficiencia cardiaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *