Los principios activos que hay en la bardana poseen actividad antimicrobiana, especialmente frente a bacterias (gram+) y hongos. La capacidad de eliminar los microorganismos patógenos del cuerpo (bien mediante su actividad antimicrobiana, bien estimulando el sistema inmune) parece justificar el empleo de la bardana en la medicina china tradicional como un «purificador general del organismo».

bardana

Popularmente se ha empleado como «depurativo» en el tratamiento de fondo  de problemas dermatológicos. La bardana es empleada con regularidad por la medicina china tradicional para sanar erupciones, hinchazones, granos, etc. La aparente capacidad de la bardana a reducir la inflamación e inhibir al Staphylococcus aureus (la principal bacteria causante de infecciones de la piel) respalda su empleo en enfermedades inflamatorias de la piel, especialmente el eccema.

La bardana es un hipoglucemiante suave, por lo que ayudaría a las personas diabéticas en sus tratamientos, es antimicrobiana y bacteriostática por su gran contenido de arctiopicrina, un antibiótico natural activo que responde en gran cantidad a infecciones de la piel, como el acné, la seborrea, forúnculos y erupciones como la varicela, eccemas y dermatitis en general.

Además es antifúngica, y combate excelentemente los hongos; por su acción antimicrobiana se puede consumir en algunos casos de infecciones urinarias, ya que se elimina fácilmente en la orina.

Así mismo la bardana es colagoga ya que estimula el vaciado de bilis en la vesícula al intestino, y en su raíz contiene grandes cantidades de insulina y mucilágo, que producen efectos calmantes sobre el tracto gastrointestinal ya que los componentes amargos de la raíz sirven para mejorar la digestión.

Ayuda al sistema linfático actuando como depurativa de la sangre, eliminando toxinas y precipitando el ácido úrico, por tales motivos se la suele indicar en tratamientos contra el reuma, artritis, ciática, gota, acidez sanguínea, edemas, y cálculos renales y biliares.

Posee propiedades estimulantes sobre el sistema nervioso central, vigoriza sexualmente, estimula el apetito, es útil además para afecciones genitourinarias como la cistitis, uretritis y pielonefritis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *