Muchas veces hemos leído u oído hablar acerca de que el beber un vaso de agua antes de las comidas disminuye el apetito. Por ello, muchas personas han utilizado este método como parte de sus regímenes para reducir de peso. El resultado parece evidente: al beber agua el estómago se llena y no será necesario comer tanto para sentirse satisfecho. Sin embargo, sólo los estudios realizados durante  los años más recientes han apoyado este argumento.

mujer-beber-agua

En la última investigación al respecto, un ensayo aleatorio publicado en la revista “Obesity”, los científicos del Tecnológico de Virginia realizaron un seguimiento de un grupo de personas con sobrepeso a partir de los 55 años que se sometieron a una dieta baja en calorías durante aproximadamente meses. A la mitad de estas personas se les recomiendó tomar dos vasos de agua antes de cada comida. Al final del estudio, los integrantes de este grupo habían perdido una media de 7 kg, mientras que las personas que no bebieron agua antes de las comidas disminuyeron un promedio de 5 kg.

Un estudio del año 2008 mostró un efecto similar, dando como resultado la reducción de un 13% en el consumo de calorías y la disminución de la sensación de hambre en los adultos mayores, pero tuvo poco efecto en los participantes menores de 35 años.

No está claro cuál es la causa de esta tendencia, aunque los investigadores señalaron que debido a que los adultos mayores tienen un mayor riesgo de tener sobrepeso o ser obeso, deben realizarse nuevos otros estudios para determinar si el beber agua antes de las comidas es eficaz para la población de mayor edad.

Por lo tanto, beber un vaso de agua antes de las comidas puede reducir la ingesta de calorías, aunque el efecto parece notarse más a mayores edades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *