Para las personas mayores con enfermedades del corazón o diabetes avanzada, el consumo moderado de alcohol puede aumentar su riesgo de sufrir un trastorno del ritmo cardíaco llamado fibrilación auricular, según un nuevo estudio.

La fibrilación auricular implica un ritmo cardíaco irregular o palpitaciones y es un factor de riesgo de accidente cerebrovascular.

Los investigadores analizaron datos de más de 30.000 personas, con edades entre los 55 años y mayores,  que tenían antecedentes de enfermedad cardiovascular o diabetes avanzada con daño orgánico, procedentes de 40 países diferentes.

Un consumo de alcohol de moderado a alto se asoció con un mayor riesgo de fibrilación auricular. Y para los bebedores moderados, el efecto del consumo de alcohol fue similar al del consumo excesivo, según el estudio.

Durante casi cinco años de seguimiento, alrededor de 2 100 casos nuevos de fibrilación auricular fueron diagnosticados en los participantes del estudio. La tasa de incidencia por 1.000 “años-persona” fue de 14,5 entre los bebedores ocasionales (hasta un trago por semana), 17,3 entre los bebedores moderados y 20,8 entre los bebedores frecuentes (más de dos bebidas al día para las mujeres y más de tres por día para hombres).

Debido a que beber cantidades moderadas de alcohol fue común en el estudio realizado (36,6 por ciento de los participantes), los resultados sugieren que el efecto de un mayor consumo de alcohol, incluso en cantidades moderadas, puede ser considerable sobre el riesgo de fibrilación auricular en pacientes con enfermedad cardiovascular existente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *