Hoy os vamos a hablar acerca de esa planta verde llamada perejil, y aprenderemos a aprovechar todo lo que sus nutrientes nos pueden ofrecer. En primer lugar, debemos tener en cuenta que el perejil es una planta herbácea del género Petroselinum y la podemos encontrar en cualquier parte del mundo. Pese a que no se suele usar como alimento principal, sí que es muy habitual como condimento. Un ramillete de perejil dentro de la nevera es algo que todo el mundo debería tener, pues innumerables son las dificultades que nos puede solucionar.

perejil1

¿Sabías que consumiendo esta planta reduces el riesgo de sufrir cáncer o dolencias cardiovasculares? Esto es debido a las altas dosis de vitamina A y C que contiene este vegetal, así como la alta presencia de ácido fólico.

La próxima vez que acudas a una comilona, el perejil también puede ser tu aliado para la digestión, siempre y cuando lo prepares en infusión y lo bebas antes de ingerir los alimentos.

De la misma forma, este herbáceo puede resultar muy útil en los casos de retención de líquidos, celulitis y piernas hinchadas. Disolviendo un manojo de perejil en un litro de agua caliente, junto a un par de cebollas, obtendremos un magnífico diurético cien por cien natural.

¿Alguna vez te has hecho un corte y la sangre no para de salir? Simplemente aplicando una hoja de perejil en la zona afectada vamos a conseguir parar la hemorragia, por lo que también funciona como antiséptico natural. Como es obvio, este remedio no funcionará en heridas sangrantes de tamaño grande.

Otra propiedad que nos puede interesar es su acción antiinflamatoria y estimulante, que obtendremos simplemente condimentando generosamente nuestras recetas, o bien ingiriendo directamente el perejil.

Para finalizar, debemos advertir que los nutrientes del perejil son sensibles al calor y a la luz, por lo que es conveniente conservarlo en la nevera y comerlo crudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *