Recientes estudios nos revelaron que el yoga podría practicarse en los casos en que deban aplicarse tratamientos de desordenes mentales.

Los últimos ejercicios realizados por la Universidad de Boston (Estados Unidos) nos han demostrado que mediante el yoga se logran mejores resultados que si hiciéramos alguna otra actividad o ejercicio físico.

yoga

Para llegar a este resultado se compararon los beneficios que tenían dos grupos de personas: el primer grupo realizaba caminatas, el segundo grupo practicaba yoga.

Después, basándose en diferentes estudios se examinaron la actividad cerebral de los participantes y los cambios bioquímicos. Se llegaron a diferentes conclusiones, pero la más importante reveló que el grupo de personas que practicaban yoga habitualmente tenían mejor estado de ánimo y su estado de ansiedad se redujo notablemente.

En base a estas conclusiones se analizó la posibilidad de incorporar el yoga como parte de tratamientos de algunos desordenes mentales.

Como todos sabemos, la respiración en el yoga es uno de los elementos más importantes y es esencial tomar conciencia de ella para poder tomar diferentes estados corporales, mentales y emocionales.

El primer paso que debemos dar al iniciarnos en el yoga, es observar nuestra propia respiración, con el fin de poder guiar a nuestro cuerpo y la mente, por ejemplo, para liberar tensiones a lo largo de una jornada laboral estresante.

Gracias al yoga, la respiración se vuelve más profunda y más lenta, ayudando a descansar profundamente mientras dormimos.

Por otro lado, las respiración es la base de la meditación, otra parte importante del yoga, que nos ayuda a conseguir tranquilidad y armonía el la persona que lo practica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *