Los derrames cerebrales son más comunes en la vejez, pero una nueva investigación sugiere que el estilo de vida está poniendo cada vez más a los jóvenes en situación de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

En un estudio en EE.UU., los investigadores hallaron que la tasa de accidentes cerebrovasculares entre los adultos menores de 55 años casi se duplicó entre los años 1993 y 2005. Entre los adultos blancos de 20 a 54 años de edad, la tasa por 100.000 habitantes aumentó de 26 a 48 y entre los afroamericanos, subió de 83 a 128 por 100.000.

Un estudio del gobierno realizado un año antes encontró un patrón similar en todo el país: entre los años 1995 y 2008, el número de estadounidenses de 15 a 44 años de edad hospitalizados por un accidente cerebrovascular aumentó en más de un tercio.

Los investigadores sólo pueden especular sobre posibles explicaciones. Una podría ser que los médicos detecten los rastros de accidentes cerebrovasculares en personas jóvenes con más frecuencia – tanto como resultado de una mejor tecnología por imagen, como por encontrarse más atentos a su posible aparición en los jóvenes.

Sin embargo, algunos profesionales de la salud creen que se trata de otros motivos, destacando que hoy en día existe una mayor incidencia de factores de riesgo para un accidente cerebrovascular.
Estos factores de riesgo incluyen la obesidad, la diabetes y la presión arterial alta. Y si una persona los desarrolla a la edad de 20 años, entonces puede tener un derrame cerebral a una edad mucho más joven, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *