Las durezas son espesamientos de la piel provocados por presiones constantes y repetidas. La queratina es una proteína que forma parte de las capas externas de la piel. Cuando la queratina se acumula se produce una hiperqueratosis y las células muertas se compactan dando lugar a lo que conocemos por callos o callosidades.

El lugar más común de estas lesiones es el pie, sobre todo la planta y los lugares comprimidos por un calzado a veces demasiado estrecho. Son dolorosos y en ocasiones llegan a impedir la locomoción.

Causas más comunes de la aparición de durezas y callos

  •  Roces constantes del calzado
  • Compresión excesiva del pie en algunas zonas
  • Sobrecarga por obesidad o vicio postural
  • Lo más indicado es acudir al especialista, el podólogo, para que valore el grado de afectación.
  • En ocasiones es necesario recurrir a la eliminación de la dureza mediante el bisturí, lo que se conoce como quiropodia.
  • Pero si la causa originaria persiste, la dureza aparecerá de nuevo. Por ello está indicado el uso  de plantillas confeccionadas a medida, que compensan las diferencias de roce y presión.

 

Un alivio sintomático mediante plantas naturales para las callosidades y durezas

En ocasiones podemos recurrir a la fitoterapia (tratamiento con plantas) para el alivio de las durezas.

El ajo triturado es un remedio utilizado desde la antigüedad. Se aplica directamente sobre la dureza y se cubre teniendo cuidado de proteger con un esparadrapo la parte sana de la piel. Aplicar por la noche antes de acostarse durante diez o quince días, en función del resultado.

Tintura de ácido salicílico. Mezclar un comprimido de un gramo de ácido salicílico, 10 gramos de colodión y 1 gramo de extracto de cáñamo indio. Conservar en un frasquito y aplicar unos toques todas las noches.

5 COMENTARIOS

  1. yo lo del ajo lo he empleado para berrugas en las manos se me quitaron y no me han vuelto aparecer

  2. que es lo mejor para el colesterol yo no tomo medicina tengo algo de tiempo tomando omega 3 6 9
    me siendo bien

  3. Pero ojo, cuidado con aplicar el ajo directamente en una zona sana, porque puede quemarnos la piel.

  4. Este tipo de aplicaciones en casa, son utiles tanto como los productos que se venden en farmacia, pero van dependiendo del caso concreto y sobre todo de alguna enfermedad de base, como por ejemplo en los pacientes diabeticos que se ha de tener especial cuidado, recomendandose antes de cualquier actuacion domiciliaria, acuda a su podologo, que le ayudara y resolvera cualquier duda

DEJA TU COMENTARIO Y VALORACION

Please enter your comment!
Please enter your name here