Si bien la causa principal de hiperpotasemia se debe a la existencia previa de problemas renales, esta puede producirse por otras causas que merecen ser mencionadas y que pueden afectar directamente a la salud. Asimismo si se posee un índice elevado de potasio en sangre es de suma importancia conocer cómo controlarlo.

La hiperpotasemia se asocia directamente con problemas de insuficiencia renal, cuando esta no existe se la denomina pseudo hiperpotasemia, y para confirmar el valor alto de potasio en sangre se determina su valor en plasma y no en suero, parte del plasma sin proteínas.

Si bien no existe una causa certera que lo provoca, existen posibles causas de hiperpotasemia, entre las que se pueden nombrar la insuficiencia renal, problemas de la salida de potasio del interior de la célula a causa de hemólisis (descomposición del glóbulo rojo) a causa de una punción, aumento excesivo de plaquetas y/o glóbulos blancos, exceso de consumo de potasio, generalmente esto sucede por una administración intravenosa elevada de potasio. No se asocia al consumo excesivo de frutas y verduras, ya que este mismo mineral estimula al riñón para que lo elimine.

También lo puede provocar un déficit de insulina o la administración de ciertos fármacos como bloqueantes, medicamentos para reducir el colesterol, fármacos para controlar la acidosis metabólica; así mismo la puede provocar el haber sufrido quemaduras, hematomas o haber realizado ejercicio físico intenso, un traumatismo severo, entre otros.

Todas estas causas pueden provocar hiperpotasemia y cada una tiene una forma diferente de tratamiento, por ello la forma de controlarla dependerá de la situación que la produjo.

Por todo esto es aconsejable concurrir al médico para que en forma global evalúe de manera analítica y establezca la forma de diagnosticar la real causa por la cual se está sufriendo hiperpotasemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *