La prevención primaria es clave para detectar problemas a tiempo, como por ejemplo, las enfermedades del corazón, o factores de riesgo que pueden enfermarlo con el tiempo.

chequomedico

 

Cinco concejos básicos plantean los especialistas para prevenir complicaciones cardíacas, a saber:

Controles de salud periódicos: desde el nacimiento no puede pasar un solo año en el que no concurramos al médico para un chequeo general. El examen clínico debe incluir un interrogatorio por parte del profesional y un examen cardiovascular con electrocardiograma y toma de la presión arterial en brazos y piernas (esto debe hacerse incluso en los niños). Si la persona practica deportes, debe hacerse además una ergometría, también llamada prueba de esfuerzo, y un ecocardiograma (ecografía del corazón).
No fumar: el cigarrillo es uno de los responsables directos de las enfermedades del corazón y las arterias. Entre otras consecuencias, produce: aumento del ritmo cardíaco y de la tensión arterial, y un incremento en las necesidades de oxígeno del organismo, que implican una carga extra para el corazón.

Peso adecuado: el peso debe mantenerse en forma equilibrada desde la infancia, si en la familia hay antecedentes de personas obesas es fundamental consultar tempranamente a un nutricionista.

Glicemia y presión adecuada: la glicemia, el nivel de azúcar en sangre, debe mantenerse en niveles adecuados. Lo mismo que la presión arterial.
La diabetes tipo II, que surge en adultos, puede prevenirse. Es la que se produce cuando aumentan los niveles de glicemia y está asociada a la obesidad.

Realizar actividad física: para cuidar el corazón hay que realizar una actividad aeróbica regular: mínimo de tres a cuatro veces por semana durante unos 45 minutos. Siempre hay que hacerse un chequeo médico antes de iniciar un deporte o de salir a caminar en forma habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *