Los pacientes VIH positivos con una cintura más grande podrían encontrarse en mayor riesgo de sufrir problemas en la memoria, según un estudio nuevo. La exposición a combinaciones de ciertas drogas anti VIH podría jugar un papel en esta reducción de la función mental.

Según comenta el autor del estudio, interesantemente una talla de cintura mayor fue relacionada con el detrimento de la función mental más que la obesidad general. Esto es importante porque ciertas drogas anti VIH causan aumento de peso en el centro del cuerpo, más dramáticamente en el abdomen, cuello, pecho y mamas.

Los investigadores observaron a 130 pacientes VIH positivos que tenían unos 46 años de edad y que habían estado infectados por un promedio de 13 años. La mayoría de los pacientes se encontraba realizando terapia antirretroviral que consiste en una combinación de drogas anti VIH.

El cuarenta por ciento de los participantes tenía dificultad neurocognitiva – reducción de la función mental como una memoria pobre o problemas en la concentración. Estos pacientes también tenían una cintura de una 39 pulgadas en promedio.
En contraste, los pacientes con función mental normal tenían una talla de la cintura de 35 pulgadas en promedio.

Evitar tomar esas drogas para el VIH que causan un agrandamiento de la cintura podría proteger o ayudar a conservar las dificultades mentales. No se conoce si la obesidad central es la que causa el problema directamente o si es tan solo un marcador para la exposición de otra causa más directa como estas drogas anti VIH. Las personas con VIH deberían hablar con sus médicos antes de considerar cambios en su medicación contra el VIH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *