Las hemorroides o también conocida popularmente como “almorranas” son várices o inflamaciones de las venas en el ano y en el recto. Estas inflamaciones resultan ser muy molestas, sufriendo un dolor agudo alrededor del ano y se puede hallar sangre en las heces.

anal

Las hemorroides se pueden causar simplemente por realizar demasiado esfuerzo para ir al baño y limpiar el intestino, aunque también existen causas por otros factores como puede ser el estreñimiento crónico o la diarrea, el embarazo y el envejecimiento.

Existen tratamientos para este mal, que se basan en cremas locales, medicamentos especializados, baños tibios, dietas ricas en fibras, laxantes, ablandadoras de heces, supositorios, entre otros. Pero las hemorroides mas complicadas requieren de otros tratamientos y una cirugía.

Para tratar las hemorroides más graves es necesario acudir a un especialista en coloproctología, estas se pueden eliminar usando puntos de sutura o una grapadora especial, para esto, el paciente es sedado con anestesia para no sufrir dolor, después de la cirugía el paciente quedará con suturas, pero estas por sí solas se disolverán.

Algunos métodos empleados por los médicos para combatir las hemorragias consisten en:

  • Utilizar láser o luz infrarroja para reducir el tamaño de la hemorroide.
  • Puede ser congelada con nitrógeno líquido
  • Inyectar un químico para reducir la hinchazón
  • Para interrumpir el suministro de sangre hacia la hemorroide, colocar una banda de caucho a su alrededor.

Cuando los tratamientos no quirúrgicos no sean efectivos, el médico puede recomendar la extirpación de las hemorroides.

Lo ideal es adoptar hábitos sanos como aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibras y líquidos, evitar el estreñimiento y el pujo al evacuar, y practicar ejercicio. Las hemorroides no son hereditarias, a pesar de que se puede observar cierta predominancia en integrantes de una misma familia.

1 comentario

  1. Oscar Pastore

    26 Noviembre, 2013 a 17:47

    Hace casi una década y media,en el hospital público Castex,de la localidad de San Martín,me hicieron un tratamiento,que me dió bastante buen resultado con el correr de los años.Me hicieron comprar una pistolita de plástico,que venía con una gomita para disparar en la zóna dónde estaban enquistadas las várices en el interior,cómo muy bien ilustra el gráfico,y me fueron sujetando y estrujando una a una co cada una de las gomitas que salían disparadas de la pistolita.Habrán sido en total,que me sacaron unas 6,7,8 varices que me fueron sacando una a una,y es increíble e impresionante el muy buen resultado que me dió con el correr del tiempo,he llegado a sufrir mucho por este problema,no había posición que aguantara,no podía dormir y lloraba de la angustia y el dolor extremo que me presentaba el problema hemrroidal y sin embargo,sin operación y casi sin costo alguno,zás,santo remedio.LO RECOMIENDO EN SERIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *