La miopía es uno de los problemas de la vista que ocasiona dificultades para ver objetos de lejos (hay visión borrosa). Se trata de un defecto de la vista producto de un error refractario de la córnea del paciente. Una persona que padece de miopía no tiene inconvenientes para ver y enfocar correctamente objetos a distancias cercanas. El problema que sufren aquellos que tienen miopía es que, en lugar de enfocar los objetos a visualizar por delante de la retina lo hacen justo por detrás de la misma.

La visión borrosa a distancia característica de la miopía suele estar asociada a una diferencia constitucional de uno de los dos ojos. Por lo general, uno de los dos ojos es más grande que el otro (o tiene una forma más alargada), lo que produce este particular defecto en la vista. Una de las formas de solucionar el problema de la miopía de forma definitiva es a través de una cirugía láser.

En una cirugía láser correctora de miopía el médico oftalmólogo se encarga de remodelar la córnea del ojo con un láser especial que le permitirá al ojo volver a enfocar objetos lejanos de forma adecuada. Por lo general una cirugía láser de miopía no lleva más de 15 minutos. Se trata de una intervención sumamente sencilla que se puede realizar a través de técnicas diferentes.

 

Antes de someterse a una operación de miopía con cirugía láser, de todas maneras, se recomienda conocer las posibles complicaciones que pueden aparecer después de la intervención (como deslumbramientos, halos o visión doble, por ejemplo). Vale destacar, de todas maneras, que estos síntomas solo se producen en unos pocos casos. Algunos pacientes también pueden tener problemas en su visión nocturna. En ocasiones, una cirugía láser posterior puede terminar de corregir el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *