La claudicación intermitente es un trastorno caracterizado por el surgimiento de un dolor muscular intenso localizado en las piernas, la pantorrilla o el muslo, que suele aparecer al caminar y obliga a detenerse a una distancia determinada según sea  la gravedad del proceso obstructivo.

claudicacionintermitente

Es un síntoma producido por una enfermedad vascular periférica, en la que se producen alteraciones en el sistema arterial de los miembros inferiores.

La causa más frecuente es la disminución de la cantidad de sangre que llega a la pierna, haciendo que los músculos no tengan el oxígeno suficiente para realizar el esfuerzo de caminar, obligando a detenerse cada cierto tiempo.

La actividad muscular consume mucha energía o glucosa, y para utilizarla hace falta que llegue oxígeno suficiente, y se requiere más cuando el músculo trabaja contrayéndose que cuando está en reposo. Las arterias son los vasos sanguíneos encargados de llevar continuamente sangre rica en oxígeno y en glucosa; y tienen la capacidad de dilatarse para llevar más sangre a los músculos cuando éstos la necesitan. Cuando las arterias se endurecen, se convierten en tubos rígidos incapaces de adaptarse a las necesidades, haciéndose difícil realizar ejercicios intensos. Si además se suma una estrechez o estenosis, la cantidad de sangre disminuye permanentemente, y comienzan los problemas con el simple ejercicio de caminar.

Existen numerosos factores de riesgo entre los que se destacan: tabaquismo, colesterol elevado, hipertensión arterial, edad: el proceso comienza en la adolescencia, con un incremento mayor después de los 30 años; sexo: incidencia mayor en el sexo masculino; diabetes, sedentarismo, este repercute negativamente por facilitar la aterosclerosis y aumentar la coagulación.

En lo que refiere a tratamientos la intervención quirúrgica o angioplastia se puede recomendar si la claudicación interfiere de forma apreciable con las actividades esenciales o el trabajo del paciente y si parece posible que las arterias enfermas mejoren luego de un tratamiento correctivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *