Cuando la memoria falla es porque se rompe alguno de los eslabones que hacen a su buen y correcto funcionamiento. Es decir, que el interés, la motivación, la atención, la concentración y la organización, han desaparecido.

platos-que-quedan-en-la-memoria

Distintas son las causas que pueden alterar esta particular cadena, y entre las más comunes, se puede señalar a la ansiedad, el apuro, las exigencias, el estrés, la inseguridad y los miedos.

Es por ello, que los problemas en la memoria no lo sufren solamente las personas de la tercera edad sino que los puede padecer cualquier persona y de cualquier edad.

En cuanto a cómo remediar la memoria perdida, existen métodos psicológicos y estrategias mentales ya aprobadas, y que han sido diseñados especialmente para incrementar la capacidad de recordar.

Según los estudiosos, lo más importante para mejorar su rendimiento es la voluntad de querer lograrlo y desechar los prejuicios que pesan sobre ella (se nace con mala memoria, o que la memoria se pierde con el transcurso de los años, y demás excusas). De modo que quien pretenda lograr alcanzar una buena memoria debe concientizarse de que puede dedicarse un tiempo diario para practicar una especie de gimnasia mental que le permitirá estar en forma intelectualmente hablando.

Puntos a tener en cuenta:

La curiosidad intelectual es la llave de la atención. Cuando lea, debe seleccionar y registrar aquello que para usted tiene más interés. Analícelo y coméntelo con otros. Esto le permitirá aumentar la concentración y organizar el pensamiento.

Los sentidos traen consigo recuerdos. Por ello, debe prestarle atención y mantenerse receptivo a ellos.

Acostumbrarse a comparar y evaluar lo que se observa. Preste atención a las diferencias. El hecho de destacar las mismas ayuda a la memoria.

La rutina disminuye la capacidad de atención. Es por ello que debe tratar de evitar lo más que pueda la rutina.

La relajación ayuda a mejorar la memoria, ya que permite hacer la pausa necesaria para tomar conciencia y concentrarse.

Hay que acostumbrarse a pensar en términos de imagen, porque la imagen sirve para estimular el recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *