Se dice que una persona tiene fiebre cuando su temperatura corporal se encuentra por encima de los 37’5º, aproximadamente, pudiendo presentar otros síntomas como sudoración masiva, cansancio, escalofríos y poco apetito.

Pese a que la fiebre es necesaria para el cuerpo (supone un mecanismo de defensa que combate la entrada de gérmenes), siempre podemos aliviar sus incómodas características y fortalecernos por dentro de forma natural.

termometro-digital

Consejo 1. Toma una infusión de tila.

Mezclada con limón y una cucharada de miel, media taza de tila tomada tres veces al día suele obrar milagros. Se recomienda especialmente cuando la fiebre viene causada por procesos gripales.

Consejo 2. Aumenta la ingesta de ajo.

Sí, sabemos que su sabor es un poco fuerte, pero lo cierto es que la sopa de este vegetal es una gran solución para combatir el cansancio y la fiebre. También puedes optar por trocear un ajo de forma muy fina e ingerirlo con la ayuda de un zumo de frutas.

Consejo 3. Descansa en un ambiente adecuado.

El descanso es un factor clave en la recuperación de estados febriles. Si quieres acortar la duración de la fiebre, mantén tu habitación en torno a 20º y con luz tenue durante el día, para dormir mejor en la oscuridad de la noche.

Consejo 4. Evita el alcohol.

Por lo normal no vamos ni siquiera a aguantar el olor del alcohol, pero si te viene la tentación de consumir una “copita” mientras estás en cama, ni se te ocurra: el alcohol únicamente dañará más a tu organismo, sin aportarte ningún beneficio extra.

Consejo 5. Una manzana cada día.

Fruta jugosa donde las haya, su ingesta diaria ayuda a luchar contra la deshidratación que provocan los estados febriles. La puedes preparar en zumo junto con jugo de naranja.

Continúa leyendo la segunda parte para descubrir más remedios “anti-fiebre”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *