Esta fruta es muy equilibrada en minerales y vitaminas, especialmente del grupo B, y se considera una de las frutas más sanas. Cuenta, entre sus muchas virtudes, la de disminuir el colesterol LDL. Esta propiedad se debe en buena parte a la pectina, un tipo de fibra soluble abundantes en la manzana, que tiene la capacidad de impedir la absorción intestinal del colesterol.

manzana-oraculo

Además, y según se ha observado a través de diversos estudios, la manzana es capaz de seleccionar el colesterol beneficioso del perjudicial para el organismo, ya que baja el primero un 20% y el segundo en un 80%. También contribuye a disminuir el nivel de azúcar en la sangre y los triglicéridos. Tomar al menos dos manzanas diarias puede reducir el colesterol “malo” hasta en un 15% en pocas semanas.

La mejor forma de consumirla con fines terapéuticos es entre horas, masticada entera, ya que licuándola se pierde casi todas la pectina. Además, su piel y la zona inmediata es rica en enzimas, vitaminas

y minerales. Si no se digiere bien, puede tomarse en compota o asada. Un postre muy sano consiste en poner a fuego lento una manzana pelada y cortada en rodajas cubierta de agua. Luego se retira, se deja enfriar y se espolvorea con nueces recién molidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *