Como en tantos otros artículos, hoy descubriremos los mejores alimentos para no sólo prevenir, sino también tratar esta enfermedad que por desgracia, de cada vez es más frecuente entre los hombres.

La-Palta-o-Aguacate-y-sus-Propiedades

Queremos recordar al lector que estos consejos no sustituyen en ningún caso a la opinión de un urólogo especializado, por lo que tómate los siguientes artículos sólo como una solución alternativa a las molestias provocadas por el cáncer de próstata:

 

Alimento 1. Perejil.

Unas ramitas de perejil fresco al día y nos beneficiaremos de todo su poder diurético, evitando y mejorando de esta forma los problemas derivados de la micción (como la hipertrofia de la próstata), especialmente desarrollados a partir de los 45 años de edad.

Alimento 2. Aguacate.

De esta fruta nos podemos beneficiar por partida doble: en primer lugar, dispone de todos los nutrientes para retrasar el crecimiento de las células que provocan este tipo de cáncer (como la vitamina E o la fibra), y por otra parte, supone una fuente a tener en cuenta de lípidos no saturados, similares a los del aceite de oliva virgen.

Alimento 3. Nueces de Brasil.

De este fruto seco también obtendremos ayuda por su alta cantidad de vitaminas E y selenio, otros de los nutrientes que frenan la acción del cáncer de próstata, de forma similar a como actúa el aguacate.

Alimento 4. Tomate.

Además de ser un alimento que todo el mundo tiene en la nevera, supone un buen remedio para protegernos contra el cáncer de próstata, y lo que es mejor: retarda su expansión en el organismo. Se sugiere tomarlo en forma de sopa con una cucharada de aceite de oliva.

Alimento 5. Alubia.

Siguiendo con el consejo de ingerir varios vegetales al día (un mínimo de 3 o 4), las alubias cuentan con zinc y fibra entre sus filas, dos componentes que aseguran el correcto funcionamiento de la próstata y mantienen a raya la producción masiva de testosterona, una de las responsables del crecimiento del tumor.

Introduce estos alimentos en tu dieta habitual y verás como poco a poco, observas cambios favorables en tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *