Cuando hablamos de salud, la alimentación en relación con la dieta diaria tiene un protagonismo especial puesto que una alimentación sana y equilibrada es sinónimo de vitalidad, felicidad y bienestar físico y emocional. Pero además, también conviene matizar que como consecuencia del modo de vida actual, cada vez es más habitual que una persona coma cada día sola en casa. De hecho, existen personas en las grandes ciudades que como consecuencia de la distancia ni siquiera pueden volver a casa a la hora de comer. Por tanto, cada día, acuden a comer a un restaurante.

090210_ComidaFamilia

Lo cierto es que no sólo la alimentación en sí misma implica un hábito saludable sino que también, comer en familia es una costumbre que potencia la alegría, invita a compartir un tiempo, potencia el entusiasmo y favorece la conversación. Sin duda, cuando nos sentamos a la mesa podemos aprovechar para compartir cómo nos ha ido el día con los demás.

Cada familia tiene su propia costumbre y su rutina, sin embargo, resultaría ideal que fijes en una media de dos o tres días por semana el hábito de comer todos juntos en familia. Es evidente que se trata de una costumbre que implica un compromiso por parte de todos los miembros de la familia. Pero dicho compromiso es un beneficio emocional para todos puesto que el ser humano es sociable por naturaleza, es decir, mejora a través del amor.

El mejor día para disfrutar de un plan en familia distendido es el domingo cuando todos tenemos más tiempo libre para disfrutar del relax, el descanso y una agradable sobremesa después de comer.  Además, también es posible que todos los miembros de la familia se impliquen en la elaboración del menú ideal, en la preparación de la mesa y en todos los detalles de la reunión familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *