La adición de más yogurt a la dieta sin aumentar el número de calorías que se comen puede ayudar a reducir el riesgo de presión arterial alta, según un nuevo estudio presentado en las Sesiones Científicas de la American Heart Association.

Comer-yogurt

Un estudio reciente encontró que las personas que comen yogurt a largo plazo que eran menos propensas a desarrollar presión arterial alta y en promedio tenían menor presión arterial sistólica que los que no comieron yogurt. La presión arterial sistólica es el número superior en una lectura de la presión arterial. Mide la fuerza de la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón late.

 

Durante el estudio de 15 años, los investigadores dieron seguimiento a más de 2000 voluntarios que no padecían hipertensión al inicio del estudio. El consumo de yogurt se midió mediante cuestionarios cumplimentados por los voluntarios en tres intervalos durante el período de estudio. Los participantes del estudio fueron 31 por ciento menos probables de desarrollar presión arterial alta si al menos el 2 por ciento de sus calorías diarias provenían de yogurt, que sería como comer por lo menos una taza de 6 onzas de yogurt bajo en grasa cada tres días. Además, la presión arterial sistólica aumentó menos que la de las personas que no comieron yogurt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *