¿Sabías que algo está pasando en tu cuerpo cuando te enojas y arremetes contra alguien en la oficina, cuando te preocupas por no cumplir con el objetivo de ventas mensuales, cuando estás a punto de empezar un nuevo trabajo en una nueva empresa, al lamentar la pérdida de un ser querido, o cuando estás perdiendo el sueño por un desagradable incidente que ocurrió más temprano en el día?

cortisol

Cuando te sientes estresado, temeroso, ansioso, enojado, desanimado, deprimido, angustiado, frustrado, el cuerpo está produciendo cortisol, una hormona del estrés asociada a la respuesta de “lucha” o “huida” a las emociones negativas. Esta hormona del estrés es esencial para mantener un sentido de equilibrio cuando se hace frente a un estrés extremo, como el miedo, trauma o esfuerzo físico intenso. Sin embargo, cuando se mantiene en cantidades excesivas, tiene varios impactos negativos en el cuerpo, entre ellos:

  • Se convierte en una señal hormonal para que se almacenen tanto como sea posible las células de grasa en el abdomen, lo que lleva al aumento de peso a largo plazo. Esto explica por qué el cortisol se ha convertido en una palabra recurrente hoy en día entre la dieta.
    Además, debido a esta hormona, a algunas personas les resulta tan difícil ver un gran avance en su dieta como resultado, no importa lo mucho que lo intenten.

 

  • Debilita el sistema inmunológico por lo que se es más propenso a las infecciones. Es por eso que las personas que sufren de depresión prolongada suelen tener también otros problemas de salud tales como acné, ataques de asma y los resfriados persistentes.

 

  • Ralentiza el pensamiento y la capacidad de respuesta. Curiosamente, según algunas investigaciones, nuestro nivel de hormona del estrés aumenta con la edad. Además, los niveles de cortisol de los jóvenes suben rápidamente bajo estrés, pero el descenso a la normalidad en pocas horas, mientras que, en las personas mayores, los niveles suben rápidamente durante el esfuerzo y no vuelven a la normalidad durante días.

2 comentarios

  1. melina

    5 marzo, 2014 a 14:45

    Y como se puede regular el cortisol?

  2. jorge

    5 marzo, 2014 a 17:40

    Hay medicamentos naturales para este problema.p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *