Cuando sentimos nuestro propio pulso ejerciendo presión sobre nuestra piel, tendemos a imaginar al corazón latiendo como una batería, empujando hacia afuera con cada latido.

valvulascorazon

Pero los latidos del corazón se asemejan mucho más a un estrujamiento o torcedura y no tanto a un golpe. Todo comienza así: la electricidad de ciertas células especiales (llamadas células marcapasos)- empezando por las que se encuentran en la parte superior del corazón- estimulan el músculo cardíaco para que estruje la sangre hacia la válvula aórtica.

Es como retorcer una toalla mojada para estrujarle todo el líquido. Luego la sangre es empujada a través de las válvulas; la ola de sangre que ha sido estrujada hacia afuera del corazón es expulsada de la aorta misma (la arteria más grande del cuerpo), y así circula la sangre rica en oxígeno por el resto del cuerpo. 

Una vez que esto sucede, el corazón se relaja– como las manos una vez que se ha dejado la toalla mojada. Mientras lo hace, los vasos coronarios, que se encuentran en la superficie del corazón, también se relajan. Luego, el espacio entre las tirantes células del músculo cardíaco se abre, y la ricamente oxigenada sangre que fue expulsada del corazón llena las arterias de la superficie del mismo nutriendo a las células cardíacas. La mayor parte de la sangre expulsada es enviada a nutrir el resto del cuerpo, pero no antes de que el corazón se nutra a sí mismo, tomando la primera porción de este fluido que nos mantiene con vida.

2 comentarios

  1. la que comenta

    18 marzo, 2015 a 16:35

    esta bueno me ayudo xq estoy en medio de una clase

  2. natalia

    7 junio, 2015 a 20:02

    me pudes ayudar en esto porfa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *