Los productos que han sido congelados y descongelados no pueden volver a ser congelados, ya que no solamente pierden las propiedades sino que podrían ser malos para tu salud además de poder dar un mal sabor.

entrada.php

Por ejemplo, si has dejado descongelar bolsa de judías de 1 kilo y resulta que en vez de gastar el kilo has gastado sólo la mitad de las judías no puedes devolverlas al congelador, al menos inmediatamente. Una solución muy interesante puede ser que esa mitad de las judías las puedes preparar y, una vez que enfríen, las puedes poner en el congelador.

La única manera de volver a congelar productos que han sido descongelados es prepararlos, es decir, cocinarlos. Un producto cocinado está preparado para congelar, un producto descongelado que no ha sido cocinado no puede volver a ser congelado.

Por eso, si has descongelado algo la única manera para volver a congelarlo es cocinarlo y una vez frío meterlo en el congelador.

Un producto fresco, sin haber sido nunca congelado, puede ser congelado en cualquier momento sin necesidad de ser cocinado. De hecho, es mejor congelarlo sin haber sido cocinado, ya que conserva mejor sus propiedades. Eso sí, asegúrate de que el producto es fresco y no ha sido vuelto a congelar, ya que en algunos supermercados hacen pasar por frescos productos que han sido congelados.

Por tanto, productos  frescos se pueden congelar sin más, productos descongelados se pueden congelar después de cocinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *