Dormir bien a veces se convierte en una tarea difícil para muchas personas. Sin embargo, existen pocas situaciones en la rutina diaria que puedan llegar a producir tal desgaste emocional como el hecho de no dormir bien. A continuación, te damos unas sencillas pautas para que cada noche puedas descansar bien:

1) Evita acostarte tarde. Algunas personas sienten una gran tentación de quedarse leyendo un buen libro hasta altas horas de la madrugada, ver la televisión hasta tarde o jugar en el ordenador. Sin embargo, es mejor tener una rutina de sueño óptima, por tanto, debemos ir a dormir temprano y siempre a la misma hora.

images2

2) Por otro lado, el hábito de dormir bien es practicable no sólo entre semana sino también el fin de semana. Sin embargo, el sábado y el domingo tampoco debemos abusar de las horas de sueño. Si una persona se levanta muy tarde de la cama el domingo no tendrá sueño por la noche por lo que no podrá dormir de forma adecuada para empezar el lunes con energía.

3) La habitación debe de tener unas condiciones idóneas: es mejor dormir sin ningún tipo de luz, es decir, bajando la persiana. Y también, debemos evitar cualquier ruido. En caso de que sea necesario, una persona puede utilizar incluso tapones para los oídos en caso de que en la calle exista una gran contaminación acústica o los vecinos hagan ruidos molestos a ciertas horas. Por otro lado, también hay que tener cuidado con la temperatura para evitar el exceso de calor en la habitación. De hecho, durante el día, debemos encontrar un tiempo de veinte minutos para poder ventilar el cuarto.

4) Tomar un baño caliente y relajante antes de ir a dormir es el paso previo ideal para poder conciliar el sueño. Un baño es un auténtico placer para los sentidos.

Seguro que con estos sencillos consejos cada noche podrás tener unos dulces sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *