El sentido del humor es esencial para afrontar la vida puesto que la risa y la ironía invitan a superar cualquier obstáculo. Mediante la risa cualquier persona puede relativizarse a sí misma. Sin embargo, es verdad que existe gente a la que le cuesta mostrar su lado más amable a través de una sonrisa. Por ejemplo, existen personas que tienden a enfadarse con facilidad y a mostrarse irascibles. El carácter no es innato, es decir, siempre es buen momento para cambiar el estado de ánimo, especialmente, teniendo en cuenta que se trata de un cambio positivo que te ayudará a vivir mejor. A continuación, te damos algunos ejemplos de cómo puedes prevenir el enfado.

1) Debes dedicar un tiempo a la reflexión sobre ti mismo, es decir, tienes que analizar en qué situaciones en concreto te enfadas con más facilidad, qué cosas suelen molestarte de los demás, cuándo no puedes controlar tu ira y en qué forma exteriorizas dicho sentimiento. También debes pensar cómo te sientes después de haber mostrado tu enfado.

2) Cambia tu pensamiento negativo por el pensamiento positivo. Cuando una persona se enfada centra su atención en el aspecto negativo. El pensamiento negativo ayuda a que la emoción de enfado vaya a más. Por el contrario, si aprendes a fijarte en el aspecto positivo, si puedes observar el lado más bonito de la realidad entonces, podrás reducir el tiempo que te dura un enfado. El enfado te impide disfrutar el presente.

3) Debes aprender a pensar que no depende de ti como actúan y cómo piensan los demás, sin embargo, sí puedes aprender a reaccionar de forma diferente ante los comportamientos de los demás. Es decir, eres libre para elegir tu forma de comportarte. Sin duda, debes premiarte a ti mismo cada vez que logres reaccionar de forma positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *