5 de 1 valoraciones

No faltan los estudios científicos, los ensayos y, sobre todo, las evidencias de que fumar es malo para la salud, que está estrechamente relacionado con gran variedad de afecciones del sistema respiratorio y circulatorio y con algunas clases de cáncer con metástasis y, en definitiva, que mata. El gran problema de estos aparentemente inofensivos cilindros de tabaco es que la nicotina y todos los productos químicos que se añaden para aportar sabor son altamente adictivos, lo que lleva a muchas personas a la necesidad de fumar, a que ese cigarrillo de media mañana ya no sea un capricho, sino una adicción. Es por eso que se han creado gran cantidad de productos para combatir el temido “mono”, como son: parches, chicles de nicotina, cigarrillos electrónicos, que pueden ayudar, pero siempre que el fumador disponga de suficiente fuerza de voluntad.

imagen-7731382-2

A continuación, mostraremos una serie de terapias alternativas que podrían resultar de gran ayuda a aquellos que se decidan a dar el gran paso, siempre que tengan presente que no son la panacea, aquí lo más importante es la motivación, y saber que el “último cigarro” debe ser realmente el último.

Acupuntura

Algunas técnicas derivadas de la acupuntura, como la auriculoterapia, que canaliza la energía de los centros de placer del cuerpo para aliviar los síntomas de abstinencia de la nicotina, pueden ayudar a acabar con los factores emocionales que perpetúan la adicción.

Hipnosis

La terapia basada en la hipnosis parte de la inducción de un estado de relajación profundo parecido a las primeras fases del sueño, en el que es posible profundizar en la memoria para encontrar el origen de la adicción. También se pretende en estas sesiones evocar ideas o sensaciones que lleven al paciente a rechazar el tabaco (el humo del trabaco es veneno; debemos protegernos de esta sustancia venenosa; y es necesario vivir sin fumar) y, a su vez, a atenuar el síndrome de abstinencia de la nicotina.

Yoga

El yoga, como filosofía que desarrolla la conciencia y el autocontrol, tiene como una de sus bases la consecución de una vida plena y saludable independientemente de las posesiones materiales, canalizando la energía y la tensión a través del ejercicio. De esta forma, mientras que como deporte ayuda a eliminar las toxinas del tabaco, como filosofía, implica llegar a un estado mental en el que el yogi consigue ver una vida más allá de los cigarrillos.

Meditación

Pese a que esta técnica no está estrictamente indicada para dejar de fumar, sí que nos puede ayudar a canalizar la falta de nicotina y los síntomas de abstinencia.

 

1 comentario

  1. facildejardefumar

    10 noviembre, 2010 a 3:44

    Pienso que otro terapia alternativa sería las terapias cognitivas conductales, las que se basan en las conductas de las personas, modifican los actos y así los resultados. muy efectivas ya que se lleva un proceso ordenado y muy bien estructurado para poder conseguir el resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *