Durante la década del ’30 un científico de origen austriaco Hans Selye habló del ‘síndrome general de adaptación’ para dar a conocer algunos síntomas comunes que aparecían frente a situaciones angustiosas. Esta fue la primera vez que se habló de una enfermedad que en la actualidad está en boca de todos: el estrés.

estres

En las década del ’30 no había un concepto determinado para hablar de aquellas situaciones angustiosas en las que el cuerpo reaccionaba sintiéndose agredido.

Si bien fue Seyle el que descubrió el ‘síndrome general de adaptación’, hasta los años ’50 no se hablaba del término estrés.

El término fue tomado de la física. En ingles ‘estrés’ representa la cantidad de peso a la que se somete a una determinada pieza para evaluar, desde la ingeniería, cuánto soportar sin partirse. Seyle uso este término para referirse a un gran grupo de síntomas psicofisiológicos que veía en alguno de sus pacientes, independientemente de la enfermedad que padecieran. Estos síntomas que se repetían continuamente llamaron la atención del científico. Entre ellos estaba la ansiedad, aumento o disminución del apetito, fácil irritabilidad.

Desde ese momento hablar de ‘estrés’ se hizo cada vez más habitual. De hecho, es considerado una de las epidemias del siglo XX.

La Organización Mundial de la Salud ya reconoce al estrés como uno de los grandes problemas de los seres humanos, informando que 3 de cada 10 personas tienen vidas estresadas.

En la actualidad se sabe que todos podemos estar afectados por el estrés, sin importar nuestra edad, ni sexo, ni nivel social. El estrés puede ser causado por miles de cosas, entre las más comunes se encuentran los problemas laborales, económicos, y el estilo de vida, aunque los niños que no tienen estos problemas también pueden estar estresados, para los pequeños los mayores inconvenientes se presentan en el área escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *