Cuando las bacterias que crecen naturalmente en la piel se mezclan con el sudor, el resultado es el olor corporal. Para oler fresco, es necesario mantener la piel seca y disminuir la cantidad de bacterias en las partes del cuerpo que atrapan la humedad, como las axilas.

Además, algunos alimentos como el brócoli, la col y la coliflor contienen azufre mineral, lo que provoca un gas oloroso que se elimina a través de la piel. Otros tipos de olor corporal suelen ser una señal de que es hora de una desintoxicación nutricional.
Alimentos no digeridos en el tracto gastrointestinal pueden producir toxinas malolientes que, a medida que se acumulan, comienzan a filtrarse fuera de los poros.

Para evitar los desagradables aromas, como primera opción podemos ducharnos con un gel de baño que incluya un astringente natural, como el aceite de árbol de té, que encoge poros y limita la cantidad de sudor. Luego, utilizar un polvo para absorber la humedad, preferentemente productos hechos con bicarbonato de sodio en lugar de talco, que puede irritar los pulmones. Y finalizar con un desodorante natural que contenga alumbre de potasio o de amonio para reducir las bacterias.

Por otro lado, podemos limitar los alimentos sulfúricos antes mencionados, y disminuir la ingesta de los productos difíciles de digerir como el gluten, los lácteos y la carne roja.
Es recomendable, además, comer por lo menos 25 gramos de semillas de lino, chía, o granos  enteros cada día para aumentar el consumo de fibra y beber más de ocho vasos de agua para ayudar a expulsar las toxinas.

2 comentarios

  1. Sergi

    21 Enero, 2014 a 21:42

    Es cierto que las infusiones de salvia pueden ayudar ?
    Os sigo a diario y creo que este blog, aparte de muy interesante, tiene el “punto” adecuado, como información en lo didáctico y lo especifico, a mi único criterio, claro.
    Saludos y felicidades !!.

  2. Laura

    22 Enero, 2014 a 9:57

    Me parece de lo más interesante y comparto con vosotros una receta para desodorante casero a base de aceites esenciales:
    – 2% de A.E. de Salvia
    – 2% de A.E. de Ciprés
    – 1% de A.E. de Limón
    – 30% de Alcohol 70º
    – 65% de Agua destilada
    Agitar antes del uso y conservar siempre en cristal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *