Unas medidas sencillas que pueden contribuir a disminuir las molestias y retrasar la aparición de nuevas varices. Cada año con la llegada del verano, los cirujanos vasculares ven incrementado el número de pacientes que acuden con intensificación de los síntomas de la insuficiencia venosa, principalmente, varices. Su prevención no es siempre posible pero existen unas medidas que se pueden aplicar de forma sencilla y que contribuyen a disminuir las molestias.

varicesverano

Permanecer mucho tiempo de pie o sentado debe evitarse. Es conveniente moverse y dar pequeños paseos a lo largo del día o efectuar movimientos circulares con los pies. Caminar es el ejercicio más beneficioso. El calor favorece la dilatación venosa y, por tanto, debe evitarse, mientras que las duchas de agua fresca en las piernas activan la función venosa y alivian la sensación de pesadez y de dolor.

Una dieta rica en fibras, una buena hidratación, un consumo limitado de grasas saturadas y un consumo adecuado de frutas y verduras en una dieta rica y variada permiten combatir al mismo tiempo el estreñimiento y el sobrepeso, que tienen una influencia negativa en las varices. La ropa demasiado ceñida bloquea la circulación venosa de retorno al corazón. Es aconsejable evitarla. No así con las medias terapéuticas de compresión elástica. Un tacón de 2- 3 cm es el más aconsejable para asegurar un buen retorno venoso.

Es saludable realizar, tumbado boca arriba, movimientos de pedaleo al acostarse. La elevación de las patas de la cama de 10 a 12 cm permite reducir el estancamiento de la sangre venosa mientras se duerme. Los masajes de las piernas, desde el pie hacia el muslo, siguiendo el sentido de la circulación venosa, aumentan la velocidad de retorno venoso. Se debe tomar la medicación flebotónica, si se tiene prescrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *