Existen muchos modelos de vida diferentes. Algunas personas apuestan por la soltería como una forma de disfrutar el presente el máximo. Sin embargo, vivir en pareja también es una opción muy elegida por un elevado índice de la sociedad. En este tipo de casos, estar bien con la pareja repercute de forma muy positiva en el bienestar emocional y en la salud. Es decir, trabajar por la calidad de una relación de pareja implica estar bien con uno mismo para poder disfrutar de la compañía del otro.

Pero está claro que el amor atraviesa diferentes etapas. La pasión inicial desciende con el paso de los años hasta convertirse en un amor más sereno y tranquilo. Sin duda, una de las claves de una historia de amor que crece y se desarrolla a lo largo de los años se basa en una comunicación asertiva, es decir, en la empatía. En la capacidad que cada persona tiene de ponerse en el lugar del otro.

En el amor, muchas veces es cierto que los polos opuestos se atraen. Por ejemplo, existen parejas en los que el chico es muy sociable y disfruta haciendo planes con los amigos mientras que la chica es tímida y reservada, por lo que sufre cuando conoce a gente nueva. Esta situación que a veces, puede separar a una pareja puede ser una excusa para que ambos aprendan a conocerse mejor. De este modo, uno puede ayudar a otro a superar barreras sociales y a integrarse mejor con los demás en los planes de grupo.

Fomentar la compatibilidad en la pareja implica una gran capacidad de análisis y de conocimiento no sólo propio sino también del otro. Pero es un placer poder estar bien con la pareja puesto que eso significa que dos personas siguen enamoradas y disfrutan haciendo planes y compartiendo tiempo en común.

1 comentario

  1. Claudia

    22 Diciembre, 2010 a 10:00

    me ha gustado mucho la orientación del texto, nada hay m´s complicado que la convivencia y es algo que requiere de muchísima paciencia y esfuerzo mutuo. a veces, aunque soy bastante escéptica, también pueden tener que ver los astros para la compatibilidad en algunos aspectos, ¿no creéis? saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *