¿Quién podría haberse imaginado hace unos años que se podría trazar un mapa genético de cada una de las personas, dejando registradas sus tendencias a generar problemas de salud?

clonacion-2

Indudablemente esto hubiera sido fruto de la creatividad de algún autor de ciencia-ficción o de la mente acelerada de algún director de cine. Pero en la actualidad es ni más ni menos que una realidad presente y cada vez más cercana a lo cotidiano, que plantea diversas ventajas en el tema sanitario y también plantea muchísimos dilemas y polémicas que se van planteando en el día a día cada vez más.

Sin ninguna duda tener en claro cuáles son las tendencias a sufrir enfermedades o patologías a lo largo de la vida de un individuo puede ser bien utilizado para hacer prevención en salud y evitar, o por lo menos minimizar los problemas futuros. Esta es una enorme ventaja, que habrá que empezar a aprovechar.

También lo es en el campo de lo social, es decir poder estudiar cuales son aquellas patologías o enfermedades prevalentes en algunas colectividades, como pueden ser las de raza, de sexo o del lugar donde se vive, o del lugar donde se trabaja.

Pero todavía nos falta mucho de qué hacer con el manejo de esa información tan importante: saber si se trata de datos que sólo pueden ser manejados por el individuo y se torna en confidencial, o si puede ser utilizada válidamente por los gobiernos que quieran tomar decisiones en materia sanitaria y saber, por ejemplo, dónde colocar sus recursos, o si puede usarse por corporaciones.

Todo esto deberá ser regulado en un futuro, para que no se produzcan consecuencias negativas o éticamente reprobables en el manejo de esta información tan delicada.

También habrá que regular, seguramente, las manipulaciones que se hagan de las posibilidades genéticas. Por ejemplo las polémicas que surgen en cuanto a la elección de características físicas de los bebes o la problemática de los niños que se tienen para curar enfermedades de sus hermanos nacidos antes que ellos y muchos otros temas que surgen con al avance médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *