La esperanza es una emoción que remite al futuro, es decir, aquella persona que está esperanzada siente que puede conseguir un objetivo que desea y anhela. De este modo, la esperanza se convierte en un motor ideal para ver el lado bueno del presente y poder disfrutar de la magia del ahora. Pero la esperanza al igual que la paciencia son dos ingredientes excelentes para hacer frente a una situación de tristeza y de dolor.

esperanza21

En el lado opuesto de la esperanza está la desesperanza. Es decir, la falta de sentido que puede llegar a conducir a una tristeza profunda e incluso, al suicidio. A continuación, te damos unas sencillas prácticas para poder alcanzar la esperanza de forma rápida:

  1. Estar en contacto con los demás es esencial para evitar el aislamiento que produce la soledad. La soledad es peligrosa en momentos de tristeza puesto que en ese caso es mejor poder disfrutar del sabor de la amistad, del amor y de la familia.
  2. Realizar una actividad de voluntariado es un gesto que ayuda a hacer visible la esperanza puesto que aquel que dedica parte de su tiempo a la ayuda social descubre cuánto puede aportar a los demás gracias a su buena voluntad. En la solidaridad se da amor pero también se recibe amor y agradecimiento. Ingredientes que ayudan a cultivar la autoestima de forma mágica mediante la retroalimentación.
  3. Piensa en positivo, es decir, aprende a centrar tu atención en las cosas buenas del día a día para restar importancia a aquello que no es como deseas. Piensa en lo que tienes y olvídate de aquello que te falta. Aprende a vivir sintiendo el ahora.
  4. Cada noche, recuerda antes de acostarte el mejor momento que has vivido a lo largo del día. Así dormirás como un ángel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *