El proceso de crecimiento y de madurez de un ser humano es fascinante. Las etapas de la vida se suceden de forma cíclica al igual que las estaciones del calendario que muestran de forma mágica el paso del tiempo. Sin duda, la adolescencia es una de las etapas decisivas de un ser humano puesto que en ese momento, el adolescente comienza a forjar su verdadera personalidad, es decir, intenta marcar su propia autonomía respecto a sus padres. Por eso, tiende a refugiarse en los amigos y en el grupo.

amor-adolescentes-desamor1

Además, el adolescente también empieza a sentir sus primeros amores y enamoramientos. De hecho, en esa etapa, el sentimiento se vive de una forma muy extrema puesto que está basado en la idealización del ser amado. De este modo, el desamor puede afectar de una forma muy extrema a un adolescente que todavía no tiene claro qué es el amor de verdad. Durante esos años, el amor se torna puramente emoción.

Cuando un adolescente está atravesando un desamor tiende a aislarse de los demás para vivir su sufrimiento. Si los padres saben qué sucede a su hijo jamás deben quitar importancia al asunto, es decir, deben comprender al joven. Cada etapa vital tiene sus propias características y preocupaciones.

Hoy día, los expertos explican que la adolescencia comienza más temprano y termina más tarde. Un periodo en el que se suelen producir problemas de comunicación entre padres e hijos. Sin embargo, la crisis de la adolescencia es muy positiva porque forma parte del proceso de crecimiento de una persona.

Todo ser humano necesita evolucionar a nivel interior a lo largo del tiempo. Pero además, el adolescente también tiene que hacer frente a muchos cambios físicos y psicológicos en un breve periodo de tiempo. Adaptarse al cambio no es nada fácil por eso, el sufrimiento de un adolescente a veces, también es elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *