Una vez conozcamos que suplemento herbario se va a administrar, debemos conocer una serie de pautas para mejorar su utilización. En la mayoría de circunstancias, será recomendable repartir la ingesta total en varias tomas a lo largo del día.

Asimismo con el fin de obtener el mayor beneficio posible de cada suplemento herbario, será útil suministrarlo en el momento más oportuno del día. A continuación citaremos algunos ejemplos:

  • Al levantarse y antes de desayunar es recomendable tomar aquellas hierbas que sean diuréticas, laxantes, hipotensoras o destoxificadoras.
  • Dos horas antes o después de las comidas las hierbas que sean tonificantes, antimicrobianas, antiparasitarias, o protectoras celulares.
  • Las hierbas que estimulan la digestión, las reconstituyentes o las nutritivas deben tomarse de diez a quince minutos antes de las comidas.
  • Después de las comidas debemos tomar las hierbas digestivas relajantes, las antiespasmódicas y las “refrescantes”.
  • Antes de acostarse debemos tomar las hierbas sedantes, las relajantes, las laxantes, y las protectoras cardiovasculares.

Estas sugerencias tan sólo son aproximaciones generales y en cada persona se deberá individualizar, dependiendo de la acción de la planta que desee potenciar, según las necesidades específicas de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *