El síndrome burn out es un trastorno que está afectando a cada día mas personas. Se lo considera una respuesta de estrés crónico generado principalmente a causa del trabajo y que provoca en las personas cansancio emocional, despersonalización y baja autoestima.

 

Síntomas del burn out:

-dolor de cabeza, cuello y espalda

-hipertensión

-trastornos gastrointestinales

-reducción de la productividad laboral

-falta de concentración

-sensación de inquietud y frustración en el trabajo

-ansiedad

-problemas de sueño

-agotamiento y fatiga

-depresión

-pérdida progresiva de energía

– irritabilidad

-desmotivación

– actitudes negativas

-abuso de sustancias como café, tabaco, alcohol y drogas

-problemas para relacionarse con familiares y sociales

sindrome burnout

Consejos para tratar el burn out: 

-Es importante reconocer que el trabajo no es lo único importante en la vida y por ende que no ocupe todo nuestro tiempo.

-Tomarse vacaciones o días de descanso para alejarse del entorno laboral y de las preocupaciones diarias.

-Aprender a decir que no cuando sabemos que las obligaciones sobrepasan la capacidad para realizar las tareas que tenemos.

-Hay que delegar tareas para poder realizar solo las tareas que corresponden no la de otros.

-Tomarse el tiempo para realizar actividades al aire libre y en contacto con seres queridos.

-Realizar ejercicio físico en forma regular para poder despejar la mente y combatir el estrés del cuerpo.

-Cuando no trabajamos debemos desconectar o no atender mail, llamada de teléfono para poder desenchufarse del trabajo en el tiempo libre.

-Seguir una dieta saludable ayuda a recuperar la energía física y mental.

El cambio de actitud hacia el trabajo es fundamental para tratar el burn out. Pero en caso de que no alcance debemos evaluar cambiar de trabajo por otro más tranquilo.

El burn out realmente puede deteriorar nuestra salud física, mental y emocional por lo que debemos evitarlo en nuestra vida.

1 comentario

  1. Abac Psicologia, Marga

    13 Febrero, 2013 a 9:54

    Tal como propone el artículo, es imprescindible encontrar un equilibrio entre el trabajo, el descanso, el tiempo libre, acompañado de una buena alimentación. Cuando una situación laboral sobrepasa hay que buscar la raiz del problema, analizando los aspectos emocionales implicados para encontrar una solución. Hallar fuentes de energia (deporte, actividades lúdicas…) ayuda a relativizar los conflictos, pero no siempre es suficiente.
    Muchas veces vivimos las reacciones hostiles de los compañeros de trabajo como algo personal, y no siempre es así; ciertas descargas de agresividad son una necesidad personal y requiere el esfuerzo contenedor de los compañeros, no es que sea lo más adecuado pero no es lo mismo interpretar que “el compañero tiene un problema” a interpretar “el compañero tiene un problema conmigo”. Mantener cierta distancia emocional ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *