Se denomina ulceración a aquella zona que visiblemente ha perdido gran parte de la materia orgánica que afecta la piel y a la grasa subcutánea, logrando de alguna manera poder llegar a los músculos que se sitúan debajo de la misma, a éste tipo de heridas se las caracteriza por tener una lenta curación y en varias ocasiones tiende a expandirse y a aumentar de tamaño, antes de cicatrizar completamente.

ulceras

Existen diferentes tipos de agresores que actúan sobre la piel que provocan este tipo de ulceraciones, pueden ser agentes físicos tal como una quemadura, la exposición frente a radiaciones, por congelación y varias circunstancias más.

Se recomienda en estos casos contar con una alimentación sana y equilibrada para poder  mantener las defensas y el sistema inmunológico en correcto estado, por lo cual se debe acudir a un especialista en nutrición o simplemente cambiar el hábito de las comidas.

Cuando se sufre de estas heridas se debe limpiar cuidadosamente la zona afectada todos los días con un chorro de agua oxigenada, y luego se la debe cubrir con una gasa estéril para evitar que se contamine con cualquier tipo de germen externo.

La crema a base de caléndula es un excelente cicatrizante, se puede aplicar un poco de la misma en la herida todos los días para colaborar con una rápida cicatrización y además mantener hidratado el sector afectado.

También se puede usar la infusión de pamplina, se tiene que humedecer un poco de algodón o gasa estéril en la infusión de esta planta y se la aplica suavemente sobre la úlcera dos veces al día, de esta manera se conseguirá una mejor cicatrización. Otro buen cicatrizante que se recomienda en estos casos son las hojas de agrimonia, a estas se las puede aplicar machacadas sobre la herida muy cuidadosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *