El ingreso de alimentos y nutrientes a nuestro organismo es vital y fundamental para gozar un buen estado de salud, por lo que es importante llevar una dieta que aporte todos los nutrientes necesarios para mantener un buen estado de salud y sea equilibrada y rica. De la misma manera, el consumo de calorías en exceso, así como las dietas ricas en azucares y grasas tienen efectos muy negativos sobre nuestro organismo, favoreciendo la aparición de enfermedades a largo plazo y causando problemas como el sobrepeso.

Según estudios e investigaciones realizadas, reducir la ingesta de calorías a diario, no solo causa efectos positivos sobre la salud, sino que también retrasaría el envejecimiento y serviría para prevenir la aparición de enfermedades propias de la vejez. La clave se encontraría en una molécula llamada CREB1.

Dicha molécula esta presente en las neuronas y otras células del cuerpo, y se pondrían en funcionamiento cuando el organismo se somete a una restricción en el nivel de calorías que se le aporta (el estudio limitó un 25-30% las necesidades diarias). Está comprobado, que al aumentar la actividad, la molécula pone en acción distintas moléculas que están relacionadas con la longevidad, como por ejemplo las sirtuinas.

Esta es la primera vez que se descubre un importante indicador de los efectos que la dieta tiene sobre el cerebro. Esta identificación abre la puerta a futuras investigaciones que tengan como finalidad desarrollar fármacos y terapias para mantener nuestro cerebro joven más tiempo y retrasar el proceso de envejecimiento.

Pero hay que ser cautelosos, ya que una ingesta limitada de calorías tiene consecuencias negativas en nuestro organismo y debemos esperar que este estudio permita en un futuro desarrollar medicinas para retrasar el proceso de envejecimiento, así como las enfermedades típicas que se desarrollan a la par de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *