La acidez estomacal es un problema que suele afectar tan solo ocasionalmente a la mayoría de las personas que lo pueden llegar a padecer. Sin embargo, una forma crónica de esta condición conocida como la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) puede presentarse, y la falta de tratamiento a sus síntomas puede derivar a una gran cantidad de complicaciones de salud.

acidezestomago

En la ERGE, la comida, el ácido y los jugos gástricos fluyen nuevamente hacia el esófago, órgano que conecta la garganta con el estómago. Con el tiempo, esto puede causar una irritación e inflamación, conocida como esofagitis. Si esta condición continúa por mucho tiempo, el tejido fibroso por la cicatrización puede angostar el esófago, lo que puede provocar dolor y complicaciones al tragar, incluso aumentar el riesgo de asfixia.

También se aumenta el riesgo de sufrir úlceras esofágicas, ya que el ácido puede remover el revestimiento mucoso del esófago. Los principales signos de que esto está ocurriendo son vómitos o escupidas con sangre, e incluso se puede llegar a presentar sangre en las heces.

Una de las complicaciones más importantes, sin embargo, es el aumento de posibilidades de desarrollar cáncer de esófago si se padece del síndrome de Barrett como consecuencia de la ERGE.

Además de las complicaciones en el tubo digestivo, el ácido estomacal, al volver a la cavidad bucal por el reflujo, puede causar desgaste del esmalte dental y promover la caída de los dientes. El ácido induce la erosión de las piezas dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *