Al seguir una dieta saludable en los años después del embarazo, las mujeres que desarrollan diabetes durante el embarazo pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según ha descubierto un estudio financiado por los Institutos Nacionales de la Salud.

diabetesgestacional

 

Anteriormente, no se sabía cuál era el riesgo de diabetes tipo 2 en estas mujeres ni cómo podría reducirse a través de la adhesión a la dieta saludable.

 

En alrededor de un 5 por ciento de los embarazos de Estados Unidos, las mujeres que no tienen diabetes antes de quedar embarazada desarrollan altos niveles de azúcar en la sangre durante la gestación. Esta condición, llamada diabetes gestacional , aumenta el riesgo de una mujer de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida hasta en 7 veces más, comparado con las mujeres embarazadas que no tienen diabetes gestacional. Poco se sabe sobre si los factores de estilo de vida saludable pueden tener el papel en la prevención de la progresión de la diabetes gestacional en la diabetes tipo 2 más adelante en la vida.

 

El estudio encontró que las mayores reducciones en el riesgo de diabetes tipo 2 eran para mujeres que siguieron una dieta rica en granos enteros, frutas frescas, verduras y legumbres e incluyó las aves de corral, mariscos y frutos secos, con la limitación de la ingesta de carnes rojas y procesadas. Aquellas que siguieron este tipo de dieta en los años después de haber tenido diabetes gestacional consistentemente redujeron su riesgo en cerca de la mitad de las mujeres que no lo hicieron.

 

“Nuestros hallazgos indican que las mujeres con diabetes gestacional no son necesariamente condenadas de antemano a desarrollar diabetes tipo 2”, dijo el autor principal Cuilin Zhang, médico de la Subdivisión de Epidemiología del Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development (NICHD), el Instituto donde gran parte del análisis se llevó a cabo. “Parece que se puede tener algún grado de control. Apegarse a una dieta saludable puede reducir en gran medida las posibilidades de desarrollar diabetes en el futuro.”

 

El Dr. Zhang dirigió el equipo multidisciplinario que realizó el estudio y explicó que el cuerpo utiliza la insulina, producida en el páncreas, para mover la glucosa del azúcar de la sangre y hacia las células. En las personas con diabetes tipo 2, las células no responden adecuadamente a la insulina, y, si no se trata, el azúcar en la sangre alcanza niveles elevados. Las complicaciones de la diabetes incluyen la enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, enfermedad renal, ceguera y amputaciones.

 

La investigación ha demostrado que, entre la población en general, la alimentación saludable puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El Dr. Zhang y sus colegas han demostrado previamente que, antes de la concepción, las mujeres que siguen una dieta baja en colesterol y en grasas animales y baja en azúcar, pero alta en fibra, y que son físicamente activas tienen un menor riesgo de diabetes gestacional.

 

Este estudio incluyó a 4413 mujeres que desarrollaron diabetes gestacional entre 1991 y 2001. Las mujeres participaban en un estudio a largo plazo llamado Nurse’ Health Study II. Como parte del estudio en curso, las enfermeras completaron cuestionarios cada dos años en el estilo de vida y la salud y respondieron un cuestionario cada cuatro años sobre su consumo de varios alimentos comunes durante el año anterior.

 

Los investigadores clasificaron las respuestas de las mujeres en términos de lo cerca que se adhirieron a tres dietas estudiadas: la dieta de estilo Mediterráneo, los Enfoques Alimenticios para Detener la Hipertensión (su sigla en inglés: DASH) y el Índice de Alimentación Saludable, una medida del grado en que un individuo sigue las pautas de alimentación saludables desarrolladas por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Las tres dietas promueven el consumo de frutas, verduras, frutos secos, legumbres y granos enteros.

 

De las mujeres en el estudio, 491 más tarde desarrollaron diabetes tipo 2. Los investigadores encontraron que las mujeres que se adhirieron más de cerca a estas dietas (entre el 25 por ciento superior de los puntajes) redujeron su riesgo de diabetes tipo 2 considerablemente en comparación con el grupo menos compatible (entre el 25 por ciento de los puntajes más bajos):

 

Dieta Mediterránea (riesgo 40 por ciento menor)

Dieta Dash (riesgo 46 por ciento inferior)

Índice de Alimentación Saludable (riesgo 57 por ciento inferior)

 

En promedio, estas mujeres desarrollaron diabetes tipo 2 a 14 años después de haber sufrido diabetes gestacional.

 

“Nuestros hallazgos sugieren que llegar a las mujeres que han tenido diabetes gestacional con la importancia de una dieta saludable puede reducir significativamente la tasa global de diabetes tipo 2”, manifestaron los científicos.

 

Algunas mujeres en el estudio que se adhirieron a una dieta saludable aún desarrollaron diabetes tipo 2. El Dr. Zhang dijo que su equipo está evaluando otros factores, como los genes y los niveles de actividad física y la interacción entre los genes y la dieta y el estilo de vida que puede afectar el riesgo de una mujer de la diabetes. Esto se está desarrollando en un gran estudio en curso sobre las mujeres estadounidenses y daneses, llamado Estudio de la Diabetes y Salud de la Mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *