Aquellos que están considerando cómo mantener un peso saludable durante las festividades, o como uno de los propósitos para el Año Nuevo, puede que quieran pensar dos veces antes de coger galletas o dulces – o las llaves del coche.

conducir-obesidad

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois, liderado por el profesor Sheldon H Jacobson, sugiere que tanto los viajes en automóvil como las calorías ingeridas diariamente están relacionados con el peso corporal y la reducción de cualquiera de ellos, incluso en una pequeña cantidad, se correlaciona con una reducción en el índice de masa corporal (IMC).
Los investigadores sugieren que hacer pequeños cambios en las opciones de viaje o de la dieta puede conducir a una reducción de la obesidad, lo que implica que la intervención en los métodos de viaje puede ser tan efectiva como las intervenciones dietéticas.

 

La obesidad es un problema multidimensional con muchos factores sociales y médicos, pero mantener el peso corporal, en esencia, es el resultado de la energía ingerida y la energía gastada.
Una manera fácil de ser más activo físicamente es gastar menos tiempo en un automóvil. Cada vez que una persona se sienta detrás del volante de un coche, se encuentra en una de las actividades más dóciles que pueden hacer en un día. El automóvil es el medio de transporte más rápido que tenemos. Sin embargo, una consecuencia de esta necesidad de rapidez para hacer las cosas puede ser la epidemia de la obesidad.
Lo más importante de todo es recordar que siempre se tiene una opción para batallar contra este gran problema de la sociedad actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *