El cardo mariano es una planta bienal que se pueden encontrar en todo el mundo, pero es nativa del norte de África, el Mediterráneo y el Medio Oriente.
El cardo mariano puede ser fácilmente reconocido por sus hojas de color verde oscuro y sus agujas cortas, y también por sus múltiples pétalos en forma de aguja.
Aunque existen muchas variedades de cardo mariano, sólo dos de ellas pueden ser utilizadas para el alivio del dolor. Para evitar complicaciones innecesarias, es recomendable concurrir a un proveedor de confianza.

cardomariano

El cardo mariano es de gran ayuda en casos de enfermedades hepáticas, gracias a la cantidad de componentes activos contenidos. Este regalo de la naturaleza funciona como un limpiador sistémico muy eficiente, purificando los vasos sanguíneos y mejorando la capacidad del cuerpo para combatir las bacterias, protozoos, inflamación, infección y otros factores desencadenantes de enfermedad. Las principales sustancias beneficiosas en el cardo mariano son el sodio, zinc, hierro, selenio, cobre, taninos, flavonoides y otras moléculas polifenólicas.

Existen tres formas populares para utilizar el cardo mariano: decocción, aceite esencial y extracto. Dependiendo del problema e historial médico, un especialista en medicina alternativa podría recomendar uno o varios de estos métodos.

Cuando se toma según las especificaciones médicas, el cardo mariano es cien por ciento seguro y no causa efectos secundarios en absoluto. Cuando la dosis recomendada es sobrepasada, pueden presentarse una serie de problemas de salud como náuseas, vómitos, malestar estomacal, diarrea e irritación de la piel.
En tal caso, se debe suspender su ingesta y consultar lo antes posible con un profesional de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *