Las personas que reportan sentir un alto nivel de estrés en su vida diaria son más propensas a desarrollar enfermedad cardiaca que los que no sufren tanto estrés, de acuerdo con una nueva revisión de estudios anteriores.
Aunque el hallazgo no es sorprendente, la revisión ofrece una imagen más clara acerca de la investigación pertinente disponible hasta la fecha.

Todo el mundo sabe que el estrés es malo para el corazón, pero las pruebas han sido esparcidas a lo largo de los años.
A partir de un amplio estudio británico de la década de 1960 donde se halló un aumento del riesgo de enfermedad cardiaca entre las personas con bajos recursos económicos, los investigadores han relacionado el estrés a una salud pobre del corazón.

Para su nuevo meta-análisis los investigadores combinaron datos de seis grandes estudios sobre el tema que involucró a cerca de 118.000 personas.

En algunos estudios se había pedido a los participantes que calificaran la gravedad o la frecuencia de su estrés, mientras que otros utilizaron un simple modelo de respuesta de sí o no a la pregunta de si se había sentido estresados.
Al comienzo de los estudios, ninguno de los participantes había sido diagnosticado con enfermedad cardiaca.

Durante períodos de seguimiento de tres a 21 años, las personas que reportaron sentirse muy estresadas fueron 27% más propensos a ser diagnosticadas más tarde con enfermedad cardíaca coronaria, ser hospitalizados por la enfermedad, o morir a causa de ella.

Según los investigadores, el aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca relacionada con el estrés es equivalente a fumar cinco cigarrillos al día. Sin embargo, no existe una prueba irrefutable de que el estrés sea el culpable de los problemas del corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *